Skip links

TÉ DE DIENTE DE LEÓN

Té de diente de león

El té de diente de león es una preparación casera que sirve para tratar diversas enfermedades, algunas de ellas son el sobrepeso, los cálculos en los riñones, la mala circulación, el cáncer y la artrosis.

Propiedades del té de diente de león

Esta planta de origen Europeo tiene numerosas propiedades para la salud. La preparación de infusiones es muy recomendada para los problemas del hígado, los riñones y la vesícula.

El diente de león en sus componentes alberga múltiples vitaminas y minerales, ejemplo de ello es el fósforo, el magnesio, el zinc, la vitamina A y el calcio.

Todos estos compuestos ayudan a impedir que se acumulen grasas en el hígado y dentro de los vasos sanguíneos.

Igualmente mejora la digestión, actúa como laxante, reduce el estreñimiento y ayuda a disminuir los niveles de colesterol en la sangre. Asimismo, es recomendado para quienes sufren por retención de líquidos, para mejorar la salud de los ojos y disminuir el riesgo de desarrollar cataratas.

Infusión de diente de león

La infusión de esta maravillosa medicina natural, es una de las formas que se conoce para disfrutar sus beneficios. Puede prepararse usando las hojas de la planta y se debe tomar dos veces al día: en la mañana y en la tarde.

Cómo preparar este té

El té de diente de león se puede preparar junto a otros ingredientes para potenciar los beneficios y disminuir el sabor amargo característico de este herbáceo. Una de las mejores recetas es la siguiente. Los ingredientes para esta bebida son tres hojas de diente de león, canela, un diente de ajo, un cuarto de cebolla cabezona morada, una cucharada de miel, un limón y medio litro de agua.

Lo primero que se hace es hervir el agua, cuando ya casi hierva se pica la estilla de canela en tres partes y se le agrega. De igual forma se pica el ajo y la cebolla en julianas gruesas y se añade a la olla, luego se pican las hojas de diente de león en tres partes y se trituran con las manos para que suelte sus jugos, se suma a la preparación y se tapa. Se deja hervir y se baja, en caso de que ya hervido se apaga inmediatamente.

Finalmente se deja reposar la bebida por cinco minutos, se cuela, se le pone una cucharada de miel y el jugo de medio limón, se revuelve y se sirve.

Sábes ¿Para qué sirve el Diente de León?